Los bosques se queman

Los incendios son un problema latente que perdura, siempre ahí, siempre amenazando solapadamente, especialmente en zonas de clima mediterráneo.

IMG_0763.JPG

En concreto en España, los incendios suponen una de las mayores amenazas para los bosques. El último informe de WWF sobre incendios en 2016 “Dónde Arden Nuestros Bosques” pone de manifiesto la importancia de la prevención y la gestión forestal a la hora de evitar los Grandes Incendios Forestales (GIF), aquellos que afectan a 500 hectáreas o más, que asolan nuestro país, en muchos casos, por un déficit en el mantenimiento de los montes y los tratamientos forestales.

El progresivo abandono rural, la escasez de presupuestos destinados a prevención y la poca atención que se le presta al factor social es responsable del 96 por ciento de los incendios.

En el territorio nacional, los incendios forestales están relacionados, en su mayoría, con la actividad humana, síntoma de la escasa concienciación existente entre la población acerca del enorme valor económico, social y ecológico de nuestros bosques. Las quemas agrícolas descontroladas son las responsables de uno de cada 3 incendios.

Las consecuencias son innumerables. Con los incendios, no sólo se pierde la masa forestal y la flora y fauna asociadas, sino también muchos de los servicios ecosistémicos vinculados a los bosques. Los incendios desencadenan la pérdida de suelo fértil, se altera el ciclo hídrico al disminuir la infiltración y las reservas hídricas subterráneas, aumenta la escorrentía y el riesgo de crecidas en arroyos y vaguadas con la llegada de lluvias torrenciales… la lista de los efectos a escala local es larga. Pero además, los incendios forestales son una importante fuente de emisión de gases de efecto invernadero, hasta un 1 por ciento del total de emisiones en España y, por tanto, uno de los factores que contribuyen al cambio climático. Estas pérdidas de servicios ecosistémicos se traducen directamente en pérdidas económicas y la necesidad de inversión para paliar los efectos de los incendios.

Las proyecciones de cambio climático y los usos del suelo indican para España un aumento del riesgo de incendio, tanto en frecuencia como en intensidad.

 Por tanto, es urgente cambiar el enfoque en la lucha contra los incendios y es clave insistir en la prevención activa. Según los expertos, algunos aspectos clave a abordar serían:

  • Identificar zonas críticas incluyendo distintos criterios de vulnerabilidad: ecológica, económica y social.
  • Llevar a cabo procesos de participación e información con los grupos de interés o que de alguna manera están vinculados a los bosques
  • Conseguir financiación para el desarrollo de proyectos de gestión sostenible de los bosques como estrategia de prevención
  • Restaurar y poner en valor los espacios que se han quemado para que la sociedad perciba la importancia de conservar los bosques

En Ashes to Life queremos proponer soluciones que nos permitan combatir el problema de los incendios forestales ¿Aún no nos conoces?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s